8 sencillos consejos para una buena mañana

shutterstock

La forma de empezar la mañana afectará a todo el día. Si a menudo tienes prisa, te apresuras a ponerte la ropa y a salir corriendo por la puerta, puede que te estés preparando para el fracaso durante todo el día. Es importante ser consciente por la mañana. Debes reservar tiempo para poner en práctica una rutina matutina saludable para empezar el día. Si empiezas el día con una nota caótica, es poco probable que sea más suave. Es muy fácil cambiar tu día si sigues estos consejos para una buena mañana.

shutterstock

1. Bebe agua
Tu cuerpo está deshidratado cuando te despiertas. Antes de consumir cualquier alimento, debes beber un gran vaso de agua. Puedes añadir rodajas de limón o pepino para darle sabor e hidratación.

2. Estira
Tu cuerpo ha estado inactivo entre 7 y 9 horas. Debes implementar los estiramientos o el yoga en tu rutina matutina. No tiene que ser una rutina larga; 10 minutos serán suficientes.

3. Desayuna
El desayuno es la comida más importante del día. Necesitas una buena fuente de combustible para que tu cuerpo comience el día. Una combinación de proteínas, frutas y granos saludables te preparará para el éxito.

4. Practica la gratitud
Cuando te despiertes, en lugar de pensar inmediatamente en lo que tienes que hacer en el día o en las preocupaciones que se te pasan por la cabeza, tómate un momento para dar las gracias. Piensa en 3 ó 5 cosas por las que estás agradecido en tu vida. No tienen que ser extravagantes: puede ser tu buena salud, un amigo o una nueva oportunidad.

5. Cepíllate los dientes
Empieza siempre la mañana lavándote los dientes. Después de dormir muchas horas, lo más probable es que tengas mal aliento. Debes sentirte fresco por la mañana, ¡añade un enjuague bucal con sabor a menta!

6. Haz silencio
Tómate unos minutos por la mañana para estar en silencio y reflexionar. Piensa en lo que quieres conseguir en el día y en cómo quieres sentirte durante la jornada. Crea una recompensa para ti mismo al final del día que te haga ilusión una vez que hayas completado tus responsabilidades. Es importante hacer una cosa que te guste cada día.

7. Crea una lista de prioridades
Piensa en las cosas más importantes que debes realizar para tener un día productivo. No te pierdas en los pequeños detalles, que pueden ser abrumadores. En lugar de eso, haz una lista realista de las cosas que puedes y debes hacer para que el día sea productivo. ¡Pueden ser de 3 a 5 elementos!

8. Desconecta los aparatos electrónicos
No revises las redes sociales o los correos electrónicos a primera hora de la mañana cuando te levantes. Este es un hábito perjudicial que deberías intentar solucionar. Tu mente saltará inmediatamente al modo de trabajo y puedes experimentar estrés cuando ni siquiera te has preparado para el día.

ANUNCIO

También le puede gustar